Con la Mar en las venas

img

Santiago Lorca, director de Ligamar, empresario, presidente del Grupo Beltec y yatista, aprendió a observar con templanza los malos tiempos y las buenas rachas, siendo un apasionado navegante

Aspira ver realizado un gran sueño: transformar la Corporación en un influyente Centro de Estudios Públicos del Mar del que emanen investigaciones, análisis y propuestas.

Mar encrespada, vientos cruzados en aumento, nubes densas derramando lluvia intensa en el Golfo de Ancud, en Chiloé. El "Rasputín" surca las frías aguas cabeceando al ritmo de las olas, pero enhiesto en el rumbo trazado por el timonel y se mantiene indemne así por las casi dos horas que dura la borrasca en un escenario marino de paisaje infinito que agudiza la agobiante sensación de absoluta vulnerabilidad humana y de orfandad frente a la fuerza de la naturaleza. Cada minuto es intenso en esa vastedad que apabulla y amenaza. La reflexión es inevitable para el capitán del recio "Rasputín", quien asegura con experiencia la rueda de timón del velero hasta superar con tenacidad las brutales condiciones meteorológicas.

"Un temporal de esta clase en los australes parajes chilotes hace reflexionar acerca de lo relativo de la cosas -razona hoy Santiago Lorca- , ya que, a pesar de que el temporal se hacía interminable, tuve la convicción de que finalmente la naturaleza calmaría su furia". Esa estresante experiencia marina dejó su huella y lo encauzó a la convicción de que los malos tiempos no son eternos, van a pasar; pero tampoco son para siempre los buenos tiempos. En su quehacer cotidiano y en su experiencia profesional aplica esta certeza como una filosofía de vida que le ha reportado amplias satisfacciones. "Por eso, afirma, creo que nunca hay que tirar la toalla; siempre es bueno luchar hasta el final".

También con gran convencimiento, expone su ambiciosa aspiración de transformar la Liga Marítima en un Centro de Estudios Públicos del Mar con gran influencia y gravitación en la promoción de los intereses marítimos nacionales del cual emanen estudios y propuestas elaboradas por expertos y académicos de elevado nivel. Admite que dicho proyecto costaría unos US$100.000 anuales según su estimación, pero serían financiables con investigaciones, documentos de análisis o asesorías elaboradas por el Centro y con seminarios, conferencias y charlas de alto nivel.

LA MAR EN LA SANGRE

Santiago Lorca González, presidente del directorio de Beltec, empresa líder en el mercado inmobiliario y de la construcción, y director de Liga Marítima de Chile es un apasionado del mar y la práctica náutica. "Mi padre fue marino y yo llevo en la sangre la atracción por navegar en el océano -cuenta con entusiasmo-, por eso decidí ingresar a la Escuela Naval". Aunque no prolongó su carrera en la Armada de Chile, se afianzó su predilección por el velerismo como deporte, la que ha transmitido a sus seis hijos y siete nietos, prolongación de la familia que formó hace más de 45 años con Susana Arechandieta. Con ellos se "embarca" literalmente para tomar parte en regatas internacionales, como recientemente lo hizo en Guayaquil y Buenos Aires.

Santiago Lorca tiene un gran recuerdo de su abuelo, Capitán de Corbeta Santiago Lorca Pellrross, fundador de la Liga Marítima, pero hace expresa mención que la motivación que lo impulsa a ser parte de Ligamar es por su personal afición al mar y el velerismo naval. Durante años mantuvo atesorado histórico sombrero o gorro "apuntado" de capitán de navío, pieza familiar querida por haber sido propiedad del abuelo y que decidió donarla a esta Corporación, donde hoy se expone en el salón de conferencias.

El sello optimista y emprendedor de Santiago Lorca se evidencia con su visión actual de Ligamar, sin desmerecer lo realizado anteriormente. "En los dos últimos años hemos tenido gran actividad con seminarios, Coloquios, lanzamiento de libros y concursos, en un esfuerzo que se ha coronado con una gran presencia y cobertura en los medios de comunicación", señala. Precisamente, una de las actividades sobresalientes del año fue la presentación en la Escuela Naval del libro ""La guerra contra España y el bombardeo de Valparaíso", escrito por el arquitecto Cedric Purcell, de la cual fue un gran impulsor. Argumenta que se está fortaleciendo a todo nivel la conciencia de que existe una institución como Ligamar preocupada de fomentar los intereses marítimos y la gravitación del mar en el desarrollo económico, social y cultural del país. Santiago Lorca refuerza su entusiasmo tras esta conclusión, lo que lo hace afirmar con mucha convicción su ansiado sueño: "de esta manera, la Liga Marítima puede llegar a ser el Centro de Estudios Públicos del Mar en Valparaíso".